Microscopio Global sobre el Entorno de Negocios para las Microfinanzas

La naturaleza innovadora de las microfinanzas radica en que surgen de forma alternativa a los sistemas financieros tradicionales, que por su estructura limitan el acceso al crédito de los segmentos más pobres. Mediante la especialización y la diversificación del abanico de sus productos y servicios financieros, las Instituciones Microfinancieras (IMF) han emprendido un proceso de innovaciones que ha posibilitado penetrar a diversos segmentos poblacionales.

El sector microfinanciero sigue en ascenso y viene superando los embates de la crisis financiera internacional para dirigirse a una fase de crecimiento más maduro y sostenible. Los esfuerzos para el fortalecimiento de este sector proveerán las condiciones para aprovechar al máximo las innovaciones tecnológicas y de mercado, mejorando su desempeño.

Este es un informe preparado por The Economist Inteligence Unit en que se evalúan los mercados de microfinanzas en 55 países en desarrollo. Originalmente fue creado en el año 2007 para la evaluación de los países de Latinoamérica (que son calificados por quinto año), extendiéndose a partir del 2009 a otros países en desarrollo. El sector de las microfinanzas es evaluado en este informe mediante el análisis de dos aspectos fundamentales: el Marco Regulatorio y sus Prácticas, y el Marco de Soporte Institucional. En el primer aspecto se evalúan el reconocimiento legal de las IMF, la capacidad de regulación y supervisión, y las políticas respecto a los depósitos y distorsiones de mercado. En tanto en el segundo aspecto considerado se analizan las normas y estándares de transparencia, las agencias de crédito, precios, solución de controversias, y las políticas de oferta microfinanciera. El índice de 2011 también toma en cuenta, si tienen y en qué medida, los shocks políticos alguna repercusión en el sector de las microfinanzas y las condiciones generales del país.

 Perfil de la Republica Dominicana

Los resultados para la República Dominicana lo posicionan en el lugar número 20 del total de los 55 países en desarrollo que se incluyen en la medición. A cada categoría del estudio se le asignó una puntuación del 1 al 100, siendo la puntuación 100 la más favorable. A continuación, los resultados por categoría de República Dominicana en el estudio:

Los aspectos claves destacados del entorno de negocios de microfinanzas en República Dominicana expuestos en el informe señalan que:

  •  No existen restricciones significativas a la tasa de interés, pero se distorsiona la competencia a través de los subsidios del gobierno y el criterio político en los préstamos, especialmente en el área de préstamos a microempresas de primer nivel.
  • La supervisión de las instituciones es débil porque no hay un entorno jurídico y regulatorio explicito. La calidad de la supervisión del sistema financiero en general sigue siendo mejor que el microfinanciero.
  • Sigue existiendo una brecha de desarrollo institucional entre los tres grandes bancos regulados y las instituciones no reguladas en términos de contabilidad y transparencia.
  • La calidad y la cobertura de la información de crédito para las transacciones de las microfinanzas sigue siendo uno de los puntos fuertes del país.

Los principales cambios e impactos desde el año pasado:

  • En términos generales no hubo grandes cambios en las regulaciones, pero si algunos cambios en el entorno de negocios de las microfinanzas.
  • Una ley de Diciembre de 2008 –todavía en espera de su implementación en Julio de 2011- necesitaría del Consejo Nacional de Promoción y Apoyo a la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Promipyme, institución pública con el compromiso de dar préstamos de manera no colateral y no regulados a “microempresas” y ‘‘empresas de subsistencia’’) el 90% de los préstamos para microfinanzas de primer nivel. Esto podría restringir la capacidad de la institución, y si toda la representación de la administración es dada a PROMIPYME, se podría excluir e impactar negativamente a las instituciones no reguladas.

A pesar de que el sector Microfinanciero de la República Dominicana es pequeño, poco sofisticado y poco maduro si se compara con otros países de Latinoamérica, este se ha distinguido por resistir a los shocks macroeconómicos. Lo anterior se debe a que estas entidades, por tratarse de negocios en su mayoría informales, poseen un alto grado de flexibilidad y pueden adaptarse con gran facilidad a las condiciones del ambiente, pues cuentan con la ventaja de que pueden cambiar de actividad de manera frecuente y a bajo costo o ajustar sus condiciones de operación.

Aunque las condiciones son propicias para el desarrollo del negocio microfinanciero, aún quedan muchos aspectos que mejorar.  Si bien es cierto que el elevado ritmo de crecimiento de las IMF, ha impulsado a algunas de estas a ampliar sus servicios hacia otros segmentos de la población diferentes de los considerados clientes naturales de las mismas, el moderado nivel de penetración del negocio de las microfinanzas en nuestro país indica la existencia de un importante mercado no atendido por la mayoría de las IMF.